.

. Estúpido mes de agosto. ¡Me caes mal!. Mes en el que dejan abierta la puerta de la jaula para que los pájaros enjaulados podamos echar a volar. Y así, ejercitar durante unos días las alas aletargadas,… alas impedidas,… alas atadas.
Yo también quiero volar, volar como ellos. Pero mi propósito es diferente. Quiero volar mucho más alto. Planear durante días y días, meses y meses… volar hasta fallecer de alegría. Sin temor a que me amputen las alas nunca más.
Quiero acercarme al sol y calentarme el alma.
Quiero aguantar mi vuelo agarrado de tu mano.
¡ACOMPÁÑAME, acompáñame hasta donde pueda llegar!

 

Anuncios