. Cuando reformas tu interior todo cambia también fuera, y tu gente se transforma contigo. Unos para bien y otros para mal. Los hay que escapan porque tu nueva actitud los refleja como son y no quieren verse.
¿Reinventarse? Cada día lo intento. A veces con fuerza y con entereza, y otras en la tentativa me flaquean las piernas. Pero siempre con el valor para volver a levantarme, o tomando como punto de partida un momento o un determinado estado de ánimo personal. Y así, después de tantas caídas salgo reforzado y convertido en una persona más emocional. 

Anuncios