Regálame un abrazo. Un abrazo de esos que se dan con los ojos cerrados, y de los que te atan a mí por más de 6 segundos. Desata mi química del bienestar.

Imagen

Anuncios